EL IMPUESTO DE SOCIEDADES

El impuesto de Sociedades es un tributo personal y directo que grava la renta de las personas jurídicas (sociedades, asociaciones o fundaciones) residentes en España.

REQUISITOS DE LOS GASTOS DEDUCIBLES

La normativa permite a las empresas deducir de la base imponible aquellos gastos relacionados con la actividad de la empresa que disminuyan el beneficio.
Para que los gastos sean deducibles deben reunir una serie de condiciones determinadas por la ley del Impuesto de Sociedades, son las siguientes:
-Los gastos deben figurar en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio, o en una cuenta de reservas solo en ciertos casos previstos en la Ley.
-Los gastos tienen que estar justificados, es decir, no se podrán deducir los gastos que no tengan pruebas documentales legalmente exigibles (factura completa, nóminas, escritura pública, recibo, etcétera.
-La imputación de los ingresos y gastos deberán realizarse en el ejercicio correspondiente. Por lo general, se deben imputar en el periodo en que se devenguen. Excepto en casos especiales que se encuentran explícitamente en la normativa.
-Los gastos deben tener por objetivo la obtención de ingresos, sin que tengan la consideración de liberalidad.

GASTOS NO DEDUCIBLES

La normativa del Impuesto de Sociedades recoge aquellos gastos que no pueden deducirse. Son los siguientes:
-La retribución a los socios de los fondos propios de la sociedad (dividendos, primas de asistencia a juntas, etcétera.)
-Las amortizaciones y provisiones que excedan los límites marcados por la ley.
-Las multas y sanciones administrativas y penales, el recargo de apremio y el recargo por presentación fuera de plazo de declaraciones y liquidaciones.
-Las pérdidas en el juego.
-Las dotaciones a provisiones o fondos internos para dar cobertura de contingencias idénticas o análogas a las que son objeto del Texto Refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones.
-Los donativos y liberalidades, a excepción de :
·Los que se hallen correlacionados con los ingresos.
·Los de relaciones públicas con clientes y proveedores con un límite sobre la facturación.
·Los que, con arreglo a los usos y costumbres, se efectúen con respecto al personal de la empresa.

Aquellos gastos que cumplan con los requisitos y no aparezcan expresamente en la normativa como no deducibles, podrán ser deducidos de la base imponible del impuesto.

Calcular bien la base imponible significa obtener un buen balance fiscal de la empresa, esto fomenta el desarrollo de la misma.

A la hora de deducir los gastos de la base imponible es muy importante hacerlo de cumpliendo los requisitos que establece la normativa. No incluir los gastos deducibles hará que el resultado de la base imponible sea superior por lo tanto se le aplicará un tipo impositivo más alto, y por lo tanto, pagará más impuestos. Por otro lado, si se deducen gastos que no cumplen los requisitos legales, el sujeto pasivo se arriesga a ser penalizado con multas por parte del Ministerio Fiscal.

 

Svetlin Nikolov Dushev

IVANOVA TAX AND LAW

tel. (+34) 966.490.849

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>